Preguntas Frecuentes

¿Qué debe hacer una persona que necesita una dispensa o licencia para poder contraer matrimonio religioso?

La parroquia a que pertenecen los novios, debe presentar una solicitud escrita, acompañada de la información o expediente matrimonial que se realiza en la parroquia.

¿Cómo se desarrolla un proceso de nulidad matrimonial?

La nulidad matrimonial requiere de sólo una sentencia afirmativa. La primera instancia se realiza ante el Tribunal Interdiocesano de Santiago. Una vez presentada la demanda y admitida la misma, las partes son citadas por el juez para fijar los términos de la controversia, es decir, establecer cuáles serán las causales a investigar. A continuación, viene la fase instructoria o probatoria, en la cual las partes y los testigos son citados a declarar, y si es necesario, las partes deben realizarse una pericia psicológica. Recogidos todos los antecedentes, viene la fase discusoria, en la cual el abogado realiza su alegato a favor de la nulidad, y el defensor del vínculo a favor de la validez del matrimonio. Finalmente, los jueces deciden mediante sentencia. Si la sentencia es afirmativa, es decir, declara la nulidad, y no hay oposición a la sentencia, termina el proceso y la persona puede considerarse libre del vínculo. Si, por el contrario, la sentencia fuera impugnada, la causa pasará al Tribunal Nacional de Apelación. Si la sentencia, en cambio, es negativa, es decir, rechaza la nulidad, la persona puede apelar al Tribunal Nacional de Apelación.

¿Qué debe hacer una persona que desee iniciar una causa de nulidad de su matrimonio religioso?

Lo normal sería que primero conversara con algún sacerdote para que la orientara y viera si se ven indicios que hagan pensar en una eventual nulidad. Otra posibilidad, es que acuda directamente al Tribunal, donde uno de los patronos estables la podrá escuchar y orientar. Finalmente, puede también acudir donde uno de los abogados externos habilitados por el Tribunal para este servicio de orientación.

¿La Iglesia recibe aportes del Estado?

Desde 1925, año en que la Iglesia se separó del aparato estatal, la Iglesia en Chile se mantiene básicamente con los aportes de sus fieles. Actualmente el Estado no contribuye en nada respecto de lo denominado como financiamiento directo, es decir, no hace ningún aporte a la Iglesia ni a ninguna organización religiosa.

¿Quiénes pueden entregar sacramentos?

Ya que los obispos tienen la plenitud del sacerdocio ministerial, ellos pueden administrar la totalidad de los sacramentos. Cinco de los siete pueden ser administrados por un presbítero (el bautismo, la reconciliación, la unción de los enfermos, la eucaristía y el matrimonio). Los diáconos por su parte sólo pueden administrar el bautismo y el matrimonio. El bautismo, en ocasiones excepcionales, puede ser administrado por cualquier persona que realice el rito esencial según la intención de la Iglesia. Siguiendo el orden propuesto por el Catecismo de la Iglesia, clasificamos los sacramentos en tres tipos: Iniciación cristiana, de curación y de servicio. Sacramentos de Iniciación Cristiana BAUTISMO: Nacemos a la vida de hijos de Dios EUCARISTÍA: Pan de Vida CONFIRMACIÓN: Nuestro crecimiento en la Fe Sacramentos de Curación RECONCILIACIÓN: Sacramento del Perdón UNCIÓN DE LOS ENFERMOS: Jesús nos acompaña en momentos de dolor. Sacramentos al Servicio de la Comunidad ORDEN SAGRADO: Sacerdotes para siempre MATRIMONIO: Unión para toda la vida.

¿Cuánto dura un proceso de nulidad matrimonial?

Es variable, ya que la duración depende de diversos factores. Actualmente, en promedio, las causas están demorando entre 12 y 18 meses en primera instancia.

¿Es muy caro un proceso de nulidad matrimonial?

Detrás de cada proceso de nulidad está el trabajo de diversas personas que intervienen en el estudio de la causa, como asimismo distintos Tribunales. Ello hace que estos procesos tengan inevitablemente un costo económico. Sin embargo, este costo es abordado por los fieles de acuerdo a su capacidad económica. Aunque el servicio que la Iglesia presta a sus fieles, por lo general es gratuito, "los fieles tienen el deber de ayudar a la Iglesia en sus necesidades, de modo que disponga de lo necesario para el culto divino, las obras de apostolado y de caridad y el conveniente sustento de los ministros" (canon 222 §1 C.I.C.), aporte acorde a su realidad económica, la que se determina, en conciencia, en este mismo Tribunal, cuando el abogado patrocinante determine que es oportuno. En el, o los otro(s), Tribunal(es) por los que eventualmente pase la causa, definen sus propias costas.

¿Qué significa la nulidad religiosa de un matrimonio?

El matrimonio, por derecho natural y por expresa voluntad de Jesucristo, es indisoluble. Es decir, un matrimonio válidamente celebrado sólo es disuelto por la muerte de uno de los cónyuges. Por tanto, en la Iglesia no existe el divorcio. La Iglesia tampoco “anula” matrimonios. Lo que sí puede hacer la Iglesia en ciertos casos es “declarar la nulidad” del matrimonio. Esto es, luego de un atento estudio, la Iglesia descubre que, más allá de las apariencias, nunca existió realmente el matrimonio, el vínculo nunca se constituyó. Para llegar a esta conclusión, deben probarse la existencia de graves motivos, presentes ya al momento de la celebración del matrimonio. Estos graves motivos están señalados en el Código de Derecho Canónico. Pueden decir relación a un defecto o vicio del consentimiento (cf. cc. 1095-1107), a la presencia de un impedimento invalidante (cf. cc. 1083-1094), o a una forma canónica inválida (cf. cc. 1108 y ss.).

¿La Iglesia recibe recursos desde el Vaticano?

La Iglesia no recibe recursos, por el contrario, aporta. Anualmente las diócesis chilenas organizan la colecta "El Óbolo de San Pedro", cuyos recursos se envían al Vaticano y se destinan íntegramente a las obras del Santo Padre. Adicionalmente, todos los meses se destina el 1% del total recaudado por cada Diócesis y se envía anualmente al Vaticano como Aporte Papal.