Preservar la Memoria de la Fe
Catalina Chaigneau

 Nombre
Si puede ver este mensaje, favor no llenar el campo que aparece a continuación:
Se necesita un valor.

 E mail
Se necesita un valor.

 Teléfono


 Asunto


   

Entrevista al Cardenal Ezzati en Radio Vaticana
Diálogo con el cantautor Pablo Coloma
17 de Noviembre
Usuario:
Se necesita un valor.


Contraseña:




Editorial de la semana
 

Preservar la Memoria de la Fe

Secretaria ejecutiva Fundación Patrimonio Cultural

Catalina Chaigneau


Recientemente  ha concluido una nueva etapa del registro de los bienes de carácter patrimonial en la Arquidiócesis de Santiago. En ese contexto nos parece necesario hacer una breve reflexión en torno al sentido de este trabajo y su proyección.

¿Por qué  es importante preocuparse por el patrimonio cultural de la Arquidiócesis?  Esta pregunta no sólo debe remitirnos al patrimonio religioso, sino que en general, al valor que todo patrimonio entraña para una comunidad y su aporte y contribución al desarrollo de ésta. 

Sin duda hay muchas respuestas posibles, pero tal vez uno de los aspectos más relevantes de cualquier legado cultural es que allí se encuentra la historia: nuestra historia.  Ésta se reconstruye a través de los vestigios materiales y documentos escritos que ha producido el ser humano a lo largo del tiempo.  Pensemos por ejemplo en una obra de arte: el artista con su particular sensibilidad ha sido capaz de plasmar el sentir de un momento; a través de su obra deja un registro de las inquietudes y problemáticas de una época: sus valores, creencias e interrogantes.  Pero no sólo esto, también están la técnica y los materiales.  A veces los artistas y artesanos se adelantan a su tiempo, vislumbrando antes que nadie, los nuevos rumbos de la humanidad.

Entonces, ¿cómo permitir que toda esta herencia cultural se pierda o se olvide?

Tenemos un compromiso con las próximas generaciones; un legado que transmitir y así también en el futuro plantear y responder nuevas preguntas en torno al ser humano en todas sus dimensiones.

Las comunidades tomamos hoy la decisión sobre qué debe preservarse y qué no y como toda decisión, ésta debe ser informada.    Entonces, debemos conocer lo que tenemos  para llegar a valorarlo y también, por qué no, querer  y apreciar nuestra herencia cultural.  A partir de ahí, vendrá todo lo demás: su cuidado, protección y significado para nuestro presente.

Para entender nuestro tiempo, necesariamente debemos recurrir al pasado, ahí están las claves.

Ese es el valor e importancia del registro que se está haciendo en la Arquidiócesis: preservar la memoria de la fe para conocerla, entenderla y vivirla como algo actual.



Editoriales anteriores
 

  >   La dimensión educadora de la familia - + Monseñor Fernando Ramos Pérez

  >   "Misión Territorial" y el Mes de María - Padre Andrés Larraín, I.P. Sch

  >   Curar heridas: claridad y ternura - Diego García Monje

  >   Sínodo sobre la Familia: Tarea Cumplida, Misión que Continúa - Cardenal Ricardo Ezzati Andrello, sdb

  >   Domingo Universal de Misiones - Padre Gianluca Roso, mccj

  >   La Belleza de la Familia - Diac. José Manuel Borgoño Barros - Mónica Undurraga Undurraga

  >   Un “Gran Propósito Nacional” es posible - Ricardo de Tezanos Pinto

  >   El verdadero diácono es el que es servidor de todos - Diác. Enrique Saa

  >   "Caminemos a la luz del Señor" - Cardenal Ricardo Ezzati Andrello, sdb

  >   Memorias Contrapuestas - Enrique Palet Claramunt

 
1