“Los pobres no pueden esperar”. La situación de las cárceles en Chile
Padre Andrés Moro V.
Vicario de la Pastoral Social Caritas - Arzobispado de Santiago

 Nombre
Si puede ver este mensaje, favor no llenar el campo que aparece a continuación:
Se necesita un valor.

 E mail
Se necesita un valor.

 Teléfono


 Asunto


   

Entrevista al Cardenal Ricardo Ezzati Radio María
Solidaridad Nuestro Norte
13 de Abril
Usuario:
Se necesita un valor.


Contraseña:




Editorial de la semana
 

“Los pobres no pueden esperar”. La situación de las cárceles en Chile

Imprimir




Padre Andrés Moro V.
Vicario de la Pastoral Social Caritas - Arzobispado de Santiago


En esta semana hemos sido informados de la reciente visita de parte del Poder Judicial a distintos centros penitenciarios de la Región Metropolitana. Los resultados de esa visita ofenden profundamente las políticas de respeto a los derechos de toda persona que nuestro país ha suscrito en las últimas décadas. Al parecer para los internos  no han llegado todavía los frutos de un país que se orgullece de estar a las puertas del mundo desarrollado. Pero todavía es más grave si se revisan otros informes de esta misma comisión de años anteriores donde se constatan las mismas falencias descritas en el informe recientemente elaborado. Frente al llamado de san Juan Pablo II en Chile, “Los pobres no pueden esperar”, en este tema, al menos, hemos hecho oídos sordos de manera muy profunda.

Llama la atención, y de manera dolorosa, que muchos al conocer los resultados de este informe han llegado incluso a celebrar, como un justo castigo, las condiciones inhumanas en que viven miles de sus compatriotas y extranjeros privados de libertad. Un Estado de Derecho tiene todas las leyes para poder sancionar justamente a quienes infrinjan sus normas, pero también tiene todos los deberes con ellos, en especial su reinserción en la sociedad. Si los demás ciudadanos no apoyamos esa reinserción, cómo queremos que no se detenga esa espiral de violencia y segregación en qué hoy estamos inmersos en Chile.

Conozco personalmente el mundo carcelario, pues como Iglesia de Santiago estamos permanentemente acompañando a los internos de la penitenciaria y cárcel de mujeres, entre otros recintos. Por eso nunca dejo de admirarme de que en medio de condiciones tan adversas como las presentadas en ese informe, y de muchas otras no detalladas en él, internos, funcionarios de Gendarmería y los equipos de pastoral luchen todos los días para lograr que hombres y mujeres privados de libertad puedan ser algún día constructores, junto a los demás ciudadanos, de una sociedad más misericordiosa como nos pide el Papa Francisco, que respete de corazón y en justicia los derechos de todos y todas.

 

(Carta publicada en "Correos del lector" del Diario La Tercera del 4 de febrero de 2016)



Editoriales anteriores
 

  >   Mensaje para la XXIV Jornada Mundial del Enfermo 2016 - Papa Francisco

  >   Un llamado a la responsabilidad de cada persona con el planeta - Mons. Galo Fernández Villaseca

  >   Virgen del Carmen Misionera 2015: Preparando los Caminos de Dios - P. Carlos Cox D.

  >   Navidad, vacaciones y familia - Diác. José Manuel Borgoño B. - Mónica Undurraga U.

  >   Regalar misericordia - Pbro. Rodrigo Domínguez Wagner

  >   Adviento, la alegría del niño por nacer - Diác. José Manuel Borgoño B. - Mónica Undurraga U.

  >   Solo desde la humildad seremos Iglesia confiable, creíble y profética - Obispos de la Conferencia Episcopal de Chile

  >   Hace apenas 50 años… - Diego García Monge

  >   Discurso de clausura de la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los obispos - Papa Francisco

  >   25 años juntos - Giselle García-Hjarles

 
1