Padre Gianluca Roso, mccj
Director Nacional Obras Misionales Pontificias - Chile

 Nombre
Si puede ver este mensaje, favor no llenar el campo que aparece a continuación:
Se necesita un valor.

 E mail
Se necesita un valor.

 Teléfono


 Asunto


   

Entrevista al Cardenal Ezzati en Radio Vaticana
Entrevista con monseñor Ricardo Ezzati
28 de Enero
Usuario:
Se necesita un valor.


Contraseña:




Editorial de la semana
 



Padre Gianluca Roso, mccj
Director Nacional Obras Misionales Pontificias - Chile


El domingo 19 de octubre se celebra en toda la Iglesia universal  el Domingo Universal de Misiones, “DUM”. Durante  todo este mes, conocido también como “Octubre Misionero” o “Mes Misionero”, se vive en la Iglesia un momento privilegiado en el que los fieles de los diferentes continentes se comprometen con oraciones y gestos concretos de solidaridad para ayudar a las iglesias jóvenes en los territorios de misión. Se trata de una celebración de gracia y de alegría. De gracia, porque el Espíritu Santo, mandado por el Padre, ofrece sabiduría y fortaleza a aquellos que son dóciles a su acción. De alegría, porque Jesucristo, Hijo del Padre, enviado para evangelizar al mundo, sostiene y acompaña nuestra obra misionera.

“Dios ama al que da con alegría”, nos dice el Papa Francisco en su mensaje para esta jornada. El DUM es también un momento para reavivar el deseo y el deber moral de la participación gozosa en la misión ad gentes. La contribución económica personal es el signo de una oblación de sí mismos, en primer lugar al Señor y luego a los hermanos, porque la propia ofrenda material se convierte en un instrumento de evangelización de la humanidad que se construye sobre el amor.

Tenemos que buscar los medios necesarios para motivar a los católicos a amar y apoyar la causa misionera y a renovar el compromiso de anunciar el Evangelio dando a todas nuestras actividades pastorales una dimensión universal.

Procuremos entonces fomentar el espíritu misionero en todas nuestras comunidades, parroquias, capillas, colegios y movimientos, profundizando en la oración, animación y cooperación misionera para que la “colecta”, que se recogerá el próximo 19 de octubre y que es destinada completamente a las distintas obras misioneras que la Iglesia sostiene en los cinco continentes, sea rica en generosidad.



Editoriales anteriores
 

  >   La Belleza de la Familia - Diac. José Manuel Borgoño Barros - Mónica Undurraga Undurraga

  >   Un “Gran Propósito Nacional” es posible - Ricardo de Tezanos Pinto

  >   El verdadero diácono es el que es servidor de todos - Diác. Enrique Saa

  >   "Caminemos a la luz del Señor" - Cardenal Ricardo Ezzati Andrello, sdb

  >   Memorias Contrapuestas - Enrique Palet Claramunt

  >   Migrantes: Desafío y oportunidad - Mons. Galo Fernández Vilaseca

  >   Una reflexión a 30 años del martirio de André Jarlan - Diego García

  >   Jóvenes y Solidaridad: Esperanza - P. Francisco Llanca

  >   Sentido de la Asunción de la Virgen - Hermano Ramón Gutiérrez

  >   El sacerdote diocesano y el cura de Ars - Padre Ignacio Gramsch

 
1