Diálogo y misericordia
Mons. Fernando Ramos
Obispo auxiliar y vicario general de Santiago

 Nombre
Si puede ver este mensaje, favor no llenar el campo que aparece a continuación:
Se necesita un valor.

 E mail
Se necesita un valor.

 Teléfono


 Asunto


   

Saludo del Papa Francisco a Refugiados Isla Lesbos
Diáologo sobre el Proceso Constituyente
10 de Mayo
Usuario:
Se necesita un valor.


Contraseña:




Editorial de la semana
 

Diálogo y misericordia

Imprimir




+ Mons. Fernando Ramos
Obispo auxiliar y vicario general de Santiago


En el anterior número del periódico Encuentro invitábamos a reconstruir la paz social, especialmente en este Año de la Misericordia. Semanas más tarde, todo el país lamentaba hechos de violencia que merecieron el repudio generalizado de toda la sociedad. Hemos presenciado movilizaciones por diversas demandas y algunas de ellas terminan empañadas por desmanes incomprensibles.

Vemos la creciente violencia de hombres que de manera inexplicable violentan y agreden salvajemente a mujeres, incluso provocando ya la muerte a 15 en lo que va del año. Aumenta la cifra de templos cristianos incendiados en el sur del país, como forma de manifestar un descontento que como nación no hemos podido responder aún.

Ante tan complejo panorama de violencia, injusticia y enfado, me pregunto cuál debe ser el llamado para lograr construir una sociedad más justa y tolerante.

Lo primero que me parece oportuno poner de relieve es el lema de este Año Santo: “Misericordiosos como el Padre”, que surge en uno de los contextos más importantes que como Iglesia estamos viviendo: un año jubilar que nos invita a mirar con los ojos de Jesucristo. En su mensaje para la Jornada de las Comunicaciones, el papa Francisco recalcaba el poder de “la misericordia para sanar las relaciones dañadas y de volver a llevar paz y armonía a las familias y a las comunidades”, invitando a “cuantos tienen responsabilidades institucionales, políticas y de formar la opinión pública, a que estén siempre atentos al modo de expresarse cuando se refieren a quien piensa o actúa de forma distinta, o a quienes han cometido errores”, ya que es fácil “ceder a la tentación de aprovechar estas situaciones y alimentar de ese modo las llamas de la  desconfianza, del miedo, del odio”. “Se necesita, sin embargo, valentía para orientar a las personas hacia procesos de reconciliación”, aseveró.

Jesús nos invita a ir siempre más allá de lo que humanamente parece posible. Amar no sólo al que nos ama, sino especialmente a quien se nos acerca como enemigo. Que este año de la misericordia nos haga más abiertos al diálogo, único camino para conocernos, comprendernos y que nos permitirá eliminar cualquier forma de desprecio, que nos aleje de la violencia y la discriminación.

Quizá ese diálogo un día se pueda convertir en acciones de amor también. Ese es el ejemplo que nos enseña en este número del periódico la llamada telefónica del papa Francisco a nuestro querido hermano sacerdote Francisco Rencoret, para animarlo y fortalecer su fe frente al cáncer que lo afecta.

El mismo padre Francisco hace un llamado en estas páginas a otros enfermos de cáncer a tener fe en el Señor, y a no olvidarse que para el Señor no hay nada imposible.

 

- Revisa el Periódico Encuentro de julio de 2016, pinchando aquí



Editoriales anteriores
 

  >   “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” - +Ricardo Ezzati Andrello, sdb

  >   Católicos y el proceso constituyente - +Fernando Ramos Pérez

  >   Patricio Aylwin. Un hombre justo y bueno - Cardenal Ricardo Ezzati Andrello

  >   Cuasimodo, verdadero tesoro del pueblo chileno - P. Carlos Cox D.

  >   Una sociedad justa y fraterna, desafío y tarea que a todos nos involucra - Mensaje conclusivo de la 111ª Asamblea Plenaria de la CECh

  >   Firme nuestra esperanza en defensa de la vida - Conferencia Episcopal de Chile

  >   Sueños y desafíos que nos convocan en el Día de la Mujer - Susana Zúñiga E.

  >   UN TIEMPO PARA VIVIR LA MISERICORDIA - Monseñor Pedro Ossandón

  >   “Los pobres no pueden esperar”. La situación de las cárceles en Chile - Padre Andrés Moro V.

  >   Mensaje para la XXIV Jornada Mundial del Enfermo 2016 - Papa Francisco

 
1