Educación técnico profesional y bien común
Pbro. Cristián Roncagliolo Pacheco
Capellán General DUOC UC

 Nombre
Si puede ver este mensaje, favor no llenar el campo que aparece a continuación:
Se necesita un valor.

 E mail
Se necesita un valor.

 Teléfono


 Asunto


   

Catequesis del Papa Francisco sobre la JMJ 2016
Síntesis JMJ 2016 y la realidad educación chilena
08 de Agosto
Usuario:
Se necesita un valor.


Contraseña:




Editorial de la semana
 

Educación técnico profesional y bien común

Imprimir




Pbro. Cristián Roncagliolo Pacheco
Capellán General DUOC UC


Más de 520 mil alumnos hoy estudian carreras técnicas en todo el país, lo que refleja la tremenda importancia de la educación técnico profesional, la que ha aumentado un 47% entre el 2010 y 2015. Este crecimiento da cuenta de la validación que progresivamente tiene en nuestra sociedad, donde es vista por miles de jóvenes como la mejor opción, lo que la transforma en un factor de movilidad social, ya que 2/3 de los estudiantes de inicio son primera generación en sus familias que ingresan a la educación superior. Por esto, es misión de la Iglesia ofrecer una oferta innovadora no solo en su calidad sino trascendente para la vida.

 

En este sentido, la propuesta educativa técnico profesional católica, presente a través de Duoc UC,  tiene en su horizonte algo más que la mera capacitación, o la adquisición de conocimientos, o la necesaria excelencia, sino que busca articular virtuosamente la calidad institucional en todos sus niveles con el desarrollo humano integral de sus miembros; la excelencia académica con la vocación de servicio; la innovación creciente con el cuidado de los tesoros de una tradición educativa que ya alcanza medio siglo y más de 100 mil titulados que hoy contribuyen desde diversos ámbitos al país. Como institución estamos comprometidos a formar personas integrales al servicio del bien común, que se destaquen por su competencia y las habilidades adquiridas, pero que, al mismo tiempo sean expertos en humanidad y protagonistas del desarrollo de la sociedad y con una mirada trascendente fundada en la fe cristiana.  

 

Con esta lógica, la educación que busca entregar la Iglesia aspira al desarrollo humano integral y, al mismo tiempo, mira a la sociedad como el lugar natural de servicio, teniendo una consecuente vocación pública, lo que posibilita que la propuesta sea un ‘faro de luz’ que ilumine, enriquezca y transforme la realidad en la que está inserta.

 

Un elemento central en nuestra propuesta es la libre oferta de una mirada trascendente de la vida, fecundada por la fe, que consideramos un bien para todos los miembros de la institución, sean o no creyentes. La fe que anima nuestra propuesta enriquece el sentido que buscamos proporcionar, nutre la vida de los miembros de la institución e ilumina una sociedad plural en la que, en medio de la legítima diversidad, se reconozca el aporte de la educación técnico profesional cristiana como un don que debe ser custodiado y como una riqueza para la cultura.



Editoriales anteriores
 

  >   La caridad es la puerta de la justicia - Pbro. Andrés Moro Vargas

  >   Diálogo y misericordia - + Mons. Fernando Ramos

  >   “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” - +Ricardo Ezzati Andrello, sdb

  >   Católicos y el proceso constituyente - +Fernando Ramos Pérez

  >   Patricio Aylwin. Un hombre justo y bueno - Cardenal Ricardo Ezzati Andrello

  >   Cuasimodo, verdadero tesoro del pueblo chileno - P. Carlos Cox D.

  >   Una sociedad justa y fraterna, desafío y tarea que a todos nos involucra - Mensaje conclusivo de la 111ª Asamblea Plenaria de la CECh

  >   Firme nuestra esperanza en defensa de la vida - Conferencia Episcopal de Chile

  >   Sueños y desafíos que nos convocan en el Día de la Mujer - Susana Zúñiga E.

  >   UN TIEMPO PARA VIVIR LA MISERICORDIA - Monseñor Pedro Ossandón

 
1