Ven te queremos recibir
Diác. José Manuel Borgoño B. - Mónica Undurraga U.
Matrimonio Delegado para la Pastoral Familiar de Santiago

 Nombre
Si puede ver este mensaje, favor no llenar el campo que aparece a continuación:
Se necesita un valor.

 E mail
Se necesita un valor.

 Teléfono


 Asunto


   

Entrevista al Cardenal Ricardo Ezzati Radio María
Solidaridad Nuestro Norte
13 de Abril
Usuario:
Se necesita un valor.


Contraseña:




Editorial de la semana
 

Ven te queremos recibir

Imprimir




Diác. José Manuel Borgoño B. - Mónica Undurraga U.
Matrimonio Delegado para la Pastoral Familiar de Santiago


El Papa Francisco nos ha convocado para iniciar a fines de este año, el Año de la Misericordia. Es decir, estamos invitados a acogercon un amor especial a quienes están sufriendo. 

Hoy en Chile estamos viviendo un gran dolor. El Centro de Medicina Embrionaria Experimental y Salud Materna (Melisa Institute) publicó a fines del 2014,en la revista de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (Sochog),un estudio que señala que los abortos -incluidas las estimaciones no oficiales- llegarían a 18 mil al año en Chile.  Si bien la cifra avalada por este serio estudio está muy distante a los 100 o hasta 300 mil abortos señalados por otras instituciones, igualmente nos impacta y conmueve. Es doloroso el solo pensar que año a año, les arrebatamos la vida a seres humanos, que no tienen posibilidades de defenderse por sí mismo.

Estamos conscientes que muchas madres que optan por el aborto, lo hacen porque se sienten solas, sin ser acogidas ni acompañadas y ven en  el aborto  la única solución a su problema. Y  tal vez en este momento, hay una mujer que está pensando que no tiene otra alternativa que optar por el aborto. A ella le seguimos diciendo, ¡ven queremos acompañarte, entregarte el cariño que esperas y necesitas, sin condena alguna, sin hacer preguntas- y recibir a ese niño que llevas ahora contigo!

La Iglesia que quiere acompañar, quiere estar cerca del que está sufriendo y que ha acompañado a miles de mujeres que han enfrentado el mismo dolor, hoy renueva ese compromiso para recibir a aquellas madres que, por la razón que sea, no pueden criar ni educar a ese hijo. A través de varias instituciones, la Iglesia le habla a cientos de hombres y mujeres, creyentes y no creyentes, les dice que no están solas. Cuando la Iglesia dice Sí a la vida, no quiere imponer una verdad, sino simplemente permitir que la vida se abra paso, aún incluso, ante el peor de los dramas que puedan existir.

Queremos resaltar nuestra preocupación sobre la vida de la mujer y el niño por nacer, porque tenemos la convicción de la dignidad de hijos de Hijos de Dios, de todas sus criaturas; y la fe en una humanidad que protege y defiende el derecho de todo ser, a ver la luz de la vida.

Hoy el Papa Francisco nos compromete a extender la noción del valor de la vida al cuidado y custodia de nuestro planeta. Si nos unimos a esa defensa por el medio ambiente y la vida de todas las criaturas, como no vamos a clamar por nuestros hermanos de especie, desde el más diminuto que se alberga en el seno de una madre hasta quien por razón de salud o por los años ya recorridos, se acerca a la que creemos es la plenitud de la vida.



Editoriales anteriores
 

  >   Alabado seas Señor, por la belleza de Chile - P. Miguel Hoban ssc

  >   Día Mundial contra el trabajo infantil - Pbro. Andrés Moro

  >   Escuchar a la sociedad - Diego García Monge

  >   La unidad de los cristianos: mucho que aprender unos de otros - José Manuel Arenas, sj

  >   La sangre de Monseñor Romero nos desafía hoy - Pbro. Andrés Moro

  >   Acompañar y cuidar la vida, responsabilidad de todos - Diác. José Manuel Borgoño B. - Mónica Undurraga U.

  >   Si juntos trabajamos, juntos cosechemos - Juan J. Richter

  >   Espiritualidad del buen trabajo - Diego García Monge

  >   Todos somos responsables - Nelda Campos

  >   ¡Viva Cristo Rey! - Padre Carlos Cox D.

 
1