Miren cómo se aman
Ricardo Card. Ezzati Andrello, sdb
Arzobispo de Santiago de Chile
Catequesis del Papa Francisco sobre la JMJ 2016
Síntesis JMJ 2016 y la realidad educación chilena
08 de Agosto
Usuario:
Se necesita un valor.


Contraseña:




Editorial de la semana
 

Miren cómo se aman

Imprimir




Editorial Periódico Encuentro - diciembre 2016

+Ricardo Card. Ezzati Andrello, sdb
Arzobispo de Santiago de Chile


Queridos hermanos en Cristo:

A través de esta edición de nuestro periódico “Encuentro” invito a cada uno de ustedes a vivir con fe y renovado entusiasmo dos momentos especiales de nuestra vida cristiana: La Navidad y las misiones de verano

Nuestro Señor Jesucristo nació en una posada de Belén, prácticamente ignorado ya que “no había lugar para ellos” (Lucas 2, 7). Cuántas personas en nuestros vecindarios, en el Santiago de hoy, están también “sin lugar”, durmiendo en las calles, o simplemente solos, con la angustia de la cesantía, el dolor de la muerte de un ser querido, el abandono de la familia, o la frustración e impotencia por alguna situación inesperada. Por ello, en este año quisiera invitarlos a vivir una “Navidad en la Calle”, como “Iglesia en salida”.

Concretamente animo a las parroquias y a las familias a que se organicen, para que esta noche de paz y amor, sea compartida con los más alejados, tristes, solitarios o aquellos que se sienten explotados. ¿Por qué no atrevernos a compartir una experiencia de fraternidad en esta Navidad? ¿Por qué no salir en familia a visitar a estas personas allí donde se encuentren, con un pequeño obsequio, o simplemente una sonrisa y tiempo para rezar y conversar? Es con pequeños, potentes y permanentes gestos que podemos hacer crecer la fraternidad y la misericordia, algo que encarecidamente este año nos ha pedido el Papa Francisco. La Navidad es Jesús que viene a compartir su vida con la nuestra.

También les comparto una segunda invitación, especialmente a los jóvenes: Ser misioneros en tiempo de verano. Particularmente en el próximo mes de enero, nuestra Iglesia de Santiago les ofrece a todos los jóvenes múltiples oportunidades de sumarse a comunidades que están organizando misiones y trabajos voluntarios en distintas zonas del centro, norte y sur de nuestro país. En esta edición podrán ver los datos de todas estas iniciativas para que se inscriban. También esto es expresión de la fuerza transformadora del Evangelio de Jesús.

“¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae buenas nuevas, que anuncia la salvación!”. (Isaías 52,7).

Los animo a sumarse y preparar el corazón para vivir unas verdaderas vacaciones que invitan a compartir la vida. No tengan miedo, el Señor hará fecundos sus buenos deseos de vida y amor, pues nuestra vida se hace más plena cuando la compartimos con otros. En estos días que muchos jóvenes han dado la PSU, les quiero recordar que la alegría perfecta no está en tener una gran profesión o ganar un sueldo millonario; se encuentra más bien en el poner al servicio de los demás, especialmente de los más necesitados, nuestros talentos. Compruébenlo y verifíquenlo ustedes mismos en estas misiones. El Señor les hablará al corazón.

Quisiera también destacar en esta edición la entrevista a Monseñor Edmundo Abastoflor Montero, Arzobispo de La paz. Más allá de las diferencias históricas que han puesto en tensión la relación entre Chile y Bolivia, tengo la certeza que es mucho más lo que nos une que lo que nos divide. Por ello me uno a su llamado de que como hijos de un mismo Padre, hagamos todo lo posible por alcanzar la paz y que, como dice monseñor Edmundo: “No pasemos otros 150 años con divisiones entre nuestros pueblos”.

Seamos como niños, porque los niños entrarán en el Reino de los Cielos. Seamos como las primeras comunidades cristianas que ponían todo en común y de los cuales los no creyentes decían: Miren cómo se aman. Animémonos a vivir una Navidad distinta, más fraterna y significativa. Y a nuestros queridos jóvenes, recuerden que la vida está hecha para ser feliz, para amar y servir, especialmente a quienes más lo necesitan. Conozcan a nuevos amigos

y vayan en misión hasta los confines del país a anunciar la Buena Nueva y a dar testimonio de solidaridad y misericordia. Es lo que el Papa les pide: vivan su fe con alegría y no tengan límites. ¡Continúen haciendo lío! Feliz Navidad y un nuevo Año bendecido.



Editoriales anteriores
 

  >   Carta Apostólica Misericordia et misera - Papa Francisco

  >   Del Conflicto a la Comunión - +Ricardo Ezzati Andrello, sdb

  >   Homilía del Santo Padre - Oración conjunta en la catedral luterana de Lund - Papa Francisco

  >   Elecciones municipales: cada voto es importante - Mensaje del Comité Permanente del Episcopado

  >   Discurso del Santo Padre en Encuentro interreligioso con comunidades religiosas - Papa Francisco

  >   Una esperanza que renueva la vida - +Ricardo Ezzati Andrello, sdb

  >   Celebración Familiar por la Vida - +Ricardo Ezzati Andrello, sdb

  >   Educación técnico profesional y bien común - Pbro. Cristián Roncagliolo Pacheco

  >   La caridad es la puerta de la justicia - Pbro. Andrés Moro Vargas

  >   Diálogo y misericordia - + Mons. Fernando Ramos

 
1