Morir resucitando
Mons. Cristián Contreras Villarroel
Obispo electo de Melipilla

 Nombre
Si puede ver este mensaje, favor no llenar el campo que aparece a continuación:
Se necesita un valor.

 E mail
Se necesita un valor.

 Teléfono


 Asunto


   

Cardenal Ezzati en Inicio de año Pastoral 2014
Entrevista con monseñor Ricardo Ezzati
28 de Enero
Usuario:
Se necesita un valor.


Contraseña:




Editorial de la semana
 

Morir resucitando

Mons. Cristián Contreras Villarroel
Obispo electo de Melipilla


Cuando la sociedad chilena camina en medio de expectativas altas y crecientes, también de dudas e incertidumbres, quienes creemos en Cristo Resucitado somos invitados a ser los primeros promotores de esperanza. Proclamar “la alegría del Evangelio”, nos ha recordado el Papa Francisco, supone un compromiso total en el que hemos de jugarnos la vida. 

Como discípulos misioneros de Jesucristo, no podemos darnos el lujo de quedarnos abatidos y desconsolados ante las duras tragedias personales, familiares y sociales. Al mundo le sobran lamentos, disputas, guerras, muertes y desconsuelos. A nuestra gran ciudad le sobran estrellones, frialdades, bocinazos, insultos y violencia de todo tipo. Lo que nos falta es la calidez de una sonrisa, la cultura del encuentro, el esfuerzo creativo hacia la mirada positiva, que no es candidez ni ingenuidad sino disposición y optimismo. En esta actitud, vital para esta hora de necesarios cambios en la sociedad chilena,  se plasma en forma diáfana la esperanza cristiana de Cristo resucitado, esa que hace santa una semana de cruz, esa que nos hace Iglesia “en salida” junto a los hombres y mujeres de nuestro tiempo.   

Nos aprestamos a vivir la Semana Santa. Tras recorrer junto al Señor su pasión y su camino de cruz, unidos a toda la Iglesia proclamaremos con renovada esperanza que Cristo, el Señor, ha resucitado, vive en medio de nosotros y con su victoria sobre la muerte nuestra vida tiene pleno sentido en Él.

“Si Cristo no resucitó, vana sería nuestra fe y seríamos los más desgraciados de todos los hombres”, afirma san Pablo. Su triunfo sobre la muerte es nuestra propia victoria. La esperanza cristiana se funda en la certeza de la tumba vacía, proclamada por los apóstoles con la fuerza eficaz del Espíritu Santo. Es a Cristo muerto y resucitado a quien aclamaremos, con nuestros ramos, en su llegada a Jerusalén. Es Jesús quien se hace Eucaristía el Jueves Santo en la última cena con sus discípulos. Cargaremos la cruz de Viernes Santo junto al Cordero de Dios que resucitará de entre los muertos. 

Su resurrección acontecida históricamente hace dos milenios imprime un sello a los cristianos desde el momento de nuestro bautismo. Esa es nuestra vocación a la que el Papa Francisco nos invita a proclamar: “la alegría del Evangelio”.



Editoriales anteriores
 

  >   En Chile, la tierra se mueve - Diego García Monge

  >   Diálogo sobre Educación e Iglesia - Padre Tomás Sherz

  >   “El ángel del Señor anunció a María y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo” - Iván Peralta Carrasco

  >   Homilía en la Oración Ecuménica por Chile y sus Nuevos Gobernantes - Mons. Ricardo Ezzati

  >   Iglesia viva - Monseñor Cristián Contreras Villarroel

  >   Encuentros cara a cara - Monseñor Cristián Contreras Villarroel

  >   A un año de la renuncia de Benedicto XVI - Diego García Monge

  >   La Haya, una oportunidad para construir la gran familia - José Gabriel Rogers

  >   Las Colonias Urbanas conocen un tesoro - Diego García Monge

  >   Escuelas de Verano. La fiesta de la formación - Marcelo Alarcón A.

 
1