21 Diciembre 2016

Colegios católicos de la Zona Norte: La pasión por educar

El encuentro reunió a directores de colegios católicos de la zona Norte de Santiago, el cardenal y el vicario para la Educación, en una reflexión en torno a la identidad actual.

Enrique Astudillo Baeza

Fortalecer el vínculo entre los colegios católicos, generar espacios de encuentro y de reflexión, como también el compartir desde la propia experiencia de los establecimientos frente a los desafíos a los que llama la iglesia de hoy, fueron parte de los pilares de la reunión en la vicaría de la Zona Norte.

Cerca de 40 profesionales entre directores, equipos académicos y pastorales de casi 20 colegios conversaron en torno al lema “La Vocación evangelizadora del colegio católico en el Chile del siglo XXI”, donde el cardenal Ricardo Ezzati, abrió la jornada.

El pastor, tomó la palabra para indicar algunos de los fundamentos que debiesen guiar a los directores de colegios católicos en un contexto mundial y la inmensa labor de los educadores respecto del acompañamiento en el crecimiento de los niños y jóvenes y su participación en la vida comunitaria.

Luego, realizó un llamado a no perder la fuerza evangelizadora y transformadora de la educación católica como comunidad y la misión de enfrentar el contexto histórico y cultural de hoy, adaptándose a los nuevos tiempos.

“El desafío más importante que unifica todo es que de verdad sean colegios de iglesia. Que cumplan con lo que significa ser un colegio católico y que también vivan lo que es ser un colegio de iglesia, partiendo desde el espíritu más fundamental de lo que anima a un colegio que es la prolongación de la familia, donde la confianza que brota del amor sea como el clima”, analizó.

En esa línea, y a la luz del llamado del papa Francisco frente a la educación, sostuvo que es indispensable ofrecer propuestas cristianas educativas que busquen el desarrollo integral de los jóvenes en los establecimientos.

Finalmente, apuntó a cinco tópicos esenciales para lograr una identidad como colegio católico. Allí, desglosó en calidad, inclusión, disciplina, sabia competencia y trascendencia a la revelación del evangelio; como los ejes centrales.

“Un colegio de iglesia no solo tiene formar intelectuales, sino que tiene que apuntar a formar personas integrales y el desafío es tener educadores a la altura y lo que significa hoy en día llevar un proceso educativo de calidad”, agregó.

Tras su intervención, vino un espacio para entablar un dialogo con el cardenal y reflexionar sobre lo expuesto y ahí, se invitó a los presentes a preguntar algunas inquietudes sobre lo debatido.

El vicario para la Educación, padre Tomás Scherz, en tanto, cerró la actividad entregando los lineamientos de la vicaria para la Educación para el 2017, donde relevó que la clave está en sentirse identificado con el colegio como sello educativo: “Lo de hoy, nos hace pensar que tenemos un patrimonio en esta materia que hay que estar reconstruyendo, recordando y haciendo de ella una pasión. Lo que ha expuesto el cardenal es recordarnos nuestras tareas, pero siempre con su consejo sabio. Hoy se habla de educación, pero con un lenguaje secular. En cambio, él habla de clima en el amor. Cuando se habla de inclusión, el habla de una inclusión misericordiosa”, dijo.

Marco Soto, subdirector del Liceo Leonardo Murialdo de Recoleta, junto con valorar las palabras del cardenal Ezzati y el padre Scherz, llamó a no temer a los nuevos desafíos en educación: “Nosotros como educadores católicos sentimos un gran respaldo. Es imposible que una realidad no esté exenta de dificultares, pero también, la inclusión es misericordia, es una mesa para todos, como nos pidieron los obispos años atrás. Es una luz de esperanza y yo confió que esta perspectiva que la vicaría nos quiere dar, sea la que realmente prenda y haga que todas esas dificultades puedan irse aminorando”, aclaró.

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl

Galerías fotográficas