15 Agosto 2016

Solemnidad de la Virgen María: Testigos de Jesús en el mundo

El llamado en ese sentido lo hizo el Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, al presidir en la Iglesia de San Francisco de la Alameda la misa de la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María, este lunes 15 de agosto.

La liturgia estuvo concelebrada por los obispos auxiliares Fernando Ramos y Jorge Concha, este último vicario episcopal para la Vida Consagrada; decenas religiosos de diversas congregaciones y numerosas religiosas, que repletaron el templo.

Monseñor Jorge Concha señaló que "en esta fiesta la vida religiosa quiere ser expresión, ser un signo de la esperanza cristiana y encuentra en la Virgen su mejor modelo, por eso la Iglesia ha relacionado siempre esta fecha con ese signo que la vida religiosa quiere ser en el mundo. Es una fiesta de la esperanza y la alegría cristianas".

Al entregar su mensaje en la homilía, el cardenal Ezzati, a partir de la aceptación de la Virgen María de ser la Madre de Jesús y la visita que hizo a su prima Isabel, también embarazada, invitó a mirar a la Virgen en esta doble misión de fe: el misterio de la encarnación de Jesucristo y el de su servicio a los demás.

"Nuestra vida consagrada es continuidad y tiene que ser profecía en el mundo de la presencia de Jesús", la que por sí sola basta, dijo, "para llenar la existencia humana de sentido y significado".

Seguimiento de Jesús para servir a los demás

El pastor pidió a María que "nos ayude a ser cada vez más conscientes de que estamos llamados a ser testigos radicales de la presencia de Dios en el mundo", radicalidad que debe estar acompañada del servicio y la entrega generosa, de la misericordia, de la ternura que Dios tiene para con todos, "especialmente hacia los más pobres, marginados y aquellos que parecieran no significar nada par el poder de este mundo". La radicalidad del seguimiento evangélico de Jesús, indicó el cardenal, "es vivir como Jesús, al servicio de los demás, dando la vida por os demás".

El Arzobispo de Santiago agradeció a la vida religiosa "por ser testigos y misioneros del Señor Jesús, imitando en su vida la misma vida de María Santísima".

Terminada la misa, la hermana Nancy Arévalo, secretaria ejecutiva de la Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile, Conferre, agradeció el acompañamiento en la celebración de este día y también el de muchas personas en los días previos, en que la entidad, junto a expertos, analizó la realidad y necesidades del pueblo mapuche. "Tenemos que hacernos cargo de lo que estamos viviendo hoy, lo que están viviendo nuestros hermanos en su realidad", dijo, y llamó a salir también al encuentro de todos los hermanos que están sufriendo.

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl

Galerías fotográficas