Click acá para ir directamente al contenido
Artículo

Martes 14 de julio de 2020

Extraordinarios: Roxana Espinoza, directora Colegio Victoria Prieto.

Periodista: Paula Ampuero Ulloa

"Cuando tenía nueve años descubrí que quería ser profesora. Se vinieron a vivir a mi casa dos primas chicas y yo les enseñaba a leer y matemáticas, en una salita de clases que improvisamos. Ahí me di cuenta que me fascinaba enseñar. A los doce me fui becada desde mi colegio al María Auxiliadora y comencé un camino pastoral muy intenso que marcó mi vocación social. Salí del colegio y estuve siete años en la vida religiosa, período en que estudié pedagogía en religión en el Hogar Catequístico UC. Tras un camino largo de años siendo profesora y encargada pastoral en colegios y en la Vicaría de la Educación, hoy soy directora de un colegio gratuito del Arzobispado de Santiago, en la comuna de Santiago. Mi familia es muy humilde y de adolescente me prometí que esas oportunidades que yo había tenido, las iba a devolver. Siento que educar es un acto de justicia que aporta a acortar las brechas, y estoy aquí, porque tengo la certeza de que educando se puede trabajar por la dignidad de las personas. Hoy además nos toca vivir otro desafío, que es albergar en nuestro a colegio a hermanos migrantes que están sufriendo. Y pienso que abrir nuestras puertas y compartir lo que tenemos, sea mucho, sea poco, es un acto de fe y de profunda humanidad”.

Conoce más historias de Extraordinarios AQUÍ