Click acá para ir directamente al contenido
Artículo

Martes 6 de octubre de 2020

Extraordinarios: Iris Abarca.

Voluntaria parroquia Santos Ángeles Custodios, Providencia.

“Hace 50 años que pertenezco a la parroquia. Estoy en un grupo de oración y en el rezo del Rosario.  Antes iba a misa, rezaba algo en las noches y solo me había quedado con las enseñanzas de mi primera comunión. Pero desde hace diez años comencé a crecer en la fe. Me invitaron a participar de un grupo de oración carismática de la parroquia, sin  contarme mucho más sobre qué era. Quedé encantada. Con el paso del tiempo ha cambiado mi forma de entender a Dios y he podido ver cómo Él mira la creación, a las personas y a quienes sufren. En tiempos normales, con el grupo de oración íbamos a las casas de las personas enfermas, pero hoy tras el estallido social y la pandemia, nos coordinamos por WhatsApp, y nos las arreglamos para seguir haciendo alabanza desde nuestras casas, a través del canto y de pedir a Dios por la recuperación de las personas enfermas, que han quedado sin trabajo y a quienes se les han muerto sus seres queridos. Hacemos oración de intercesión, que es en la que uno está en un campo espiritual especial, donde estás frente a Dios clamando por la vida de tus hermanos. Invito a las personas a buscar consuelo en Jesús y a seguir su ejemplo valorando la oración, porque tiene fuerza”.

Conoce más historias de Extraordinarios AQUÍ